Celulitis en el culo: cómo prevenirla y tratarla de la forma más eficaz

Que la celulitis nos trae de cabeza a todas no es ninguna novedad. Y es que este trastorno afecta al 98 % de las mujeres. Por ello, en esta ocasión nos vamos a centrar en una zona muy específica: el culo. ¿Nos acompañas?

Junto a las caderas y el abdomen, se trata de la localización más generalizada y que más afea nuestra silueta, llegando en muchos casos a acomplejar.

Celulitis en el culo: cómo prevenirla y tratarla de la forma más eficaz

Sin embargo, su prevención es posible introduciendo ciertos cambios en nuestros hábitos, y su tratamiento cuenta con cada vez más recursos.

De todo ello hablamos en las siguientes líneas. 

Qué es la celulitis y por qué afecta al culo

La celulitis o piel de naranja no es más que el resultado de la inflamación de las células grasas.

Estos adipocitos aumentan de tamaño, se vuelven rígidos y no son capaces de llevar a cabo correctamente su función de drenaje.

A su vez, los depósitos de grasa son más numerosos y la retención de líquidos se hace inevitable. 

En este contexto, la zona se ve rugosa, con gránulos y en ocasiones duele.

Esto es extensible a cualquiera de las áreas que suelen ser víctimas de la piel de naranja (glúteos, cara interna de los muslos, caderas, abdomen o brazos) y depende de su tipo:

¿Por qué te sale?

Aunque la predisposición genética tiene mucho que ver, el detonante principal de la celulitis en el culo es una sobreproducción hormonal.

Las etapas de cambio hormonal, como la pubertad, el embarazo o la menopausia, son el caldo de cultivo perfecto para la inflamación de las células grasas. 

Igualmente, si te estás sometiendo a un tratamiento de estrógenos estás favoreciendo la aparición de la piel de naranja.

Lo mismo podemos afirmar de las dietas ricas en sodio y bajas en frutas y verduras, del sedentarismo, del estrés, del abuso de los tacones y la ropa ajustada o de una deficiente hidratación. 

Todos estos malos hábitos constituyen factores de riesgo, ya que contribuyen a entorpecer la circulación sanguínea y linfática y restan protección a las estructuras de la piel.

El resultado es una piel flácida y con mayor cantidad de depósitos de grasa. ¿Qué puedes hacer para eliminarla? Te lo muestro a continuación.

Tratamiento de la celulitis en el culo

Una vez instalada la piel de naranja, dispones de varias opciones para deshacerte de ella.

Escoge una crema anticelulítica de calidad

La elección de una anticelulítica de calidad y ser constante en su aplicación resulta indispensable para mantener a raya la piel de naranja.

Pero recuerda que debes acompañarla de una dieta adecuada y de ejercicio asiduo.

¿En qué fijarte al escoger tu anticelulítica? Nuestra recomendación es que repares en su INCI o lista de ingredientes.

Te recomendamos: Las mejores cremas para la celulitis

En las primeras posiciones deberían constar activos de, al menos, 2 de los grupos que desarrollamos a continuación:

Si deseas obtener todos los beneficios de la anticelulítica -movilizar los depósitos de grasa para que se quemen, y aumentar la circulación-, debes saber cómo administrarla.

De lo contrario, de poco servirán tu desembolso económico y el tiempo dedicado. 

En este sentido, la piel siempre debe estar limpia y seca. Recuerda exfoliarla un máximo de 2 veces por semana.

Deberás reservar un momento del día, preferentemente la noche por ser aquel en el que estamos más tranquilas, para aplicar la anticelulítica. 

Hazlo implementando la técnica del pinzado-rodado: alterna movimientos circulares ascendentes con pellizcos para romper los depósitos de grasa localizada.

Ejecútalo en dos tandas, primero en sentido vertical y a continuación en horizontal.

Te interesará: Cómo eliminar la celulitis de las piernas rápidamente

Opta por un procedimiento médico-estético

Para atajar en pocas sesiones y de forma definitiva la celulitis en el culo cuentas con técnicas como el cupping, el drenaje linfático, la presoterapia, la carboxiterapia, o el LPG.

Sin embargo, los tratamientos más practicados en las clínicas estéticas para este propósito son los siguientes:

Tándem radiofrecuencia y ultrasonidos. La radiofrecuencia calienta las capas profundas de la piel, aquellas que alojan los adipocitos para movilizarlos y reducir su tamaño.

Los ultrasonidos, por su parte, enfrían esas capas profundas para consolidar lo logrado y protegerlas. 

Mesoterapia. Se trata de microinyecciones de sustancias (minerales, vitaminas, etc.) de diversa finalidad: de efecto lipolítico, de acción sobre la circulación y el drenaje, sobre la producción de colágeno, sobre la regeneración de la piel, o de efecto mixto.

En el caso que nos ocupa, se logra deshacer el nódulo, movilizarlo y licuarlo para su eliminación natural. 

Ondas acústicas de alta energía. Las ondas alcanzan las células grasas e inciden en ellas de forma directa, rebajando su tamaño y número.

De forma simultánea, se produce una mejora de la microcirculación y se estimula la producción de colágeno para que, una vez eliminados los nódulos de grasa, la piel cuente con la flexibilidad suficiente y recupere su tono previo. 

Prueba los remedios caseros

No podemos concluir este apartado sin facilitarte varias recetas de remedios caseros que puedes preparar tú misma y emplear como anticelulítico.

Se trata de la combinación de aloe vera con una cucharada de miel y unas gotas de vinagre de manzana, y del resultado de mezclar aceite de oliva con aceite esencial de eucalipto y unas gotas de zumo de limón. 

Te has quedado con ganas de más? Aquí tienes más remedios caseros que te ayudarán a decirle adiós a la celulitis del culo.

Combínalo con ejercicios infalibles

El último eslabón para completar una rutina anti-celulitis en el culo exitosa es la realización de actividad física.

Lo idóneo es compaginar el cardio con los ejercicios de fuerza.

Nuestra recomendación es que destines 2 o 3 días a caminar ligero, a practicar spinning o a correr con otros 2 o 3 en los que realices series de 15 minutos con varios de estos ejercicios:

¿Cómo puedes prevenirla?

Para evitar que la piel de naranja se instale en tu culo deberás ser constante en una serie de buenas prácticas que engloban la alimentación, los cosméticos y la actividad física.

Yendo al detalle, deberías:

Priorizar el consumo de frutas y verduras por su alto contenido en vitaminas y minerales.

Resultan especialmente recomendables espinacas, tomates, cardo, sandía y pistachos por ser fuente de potasio, un aliado de la correcta circulación sanguínea. 


El aporte nutricional de frutas y verduras favorece la depuración de las toxinas, regula la producción de estrógenos y previene la retención de líquidos.

Por el contrario, deberías minimizar la ingesta de sal o de alimentos salados, como los embutidos, ya que entorpecen la expulsión de los residuos.

Despídete del tabaco y del alcohol. El primero limita la oxigenación de los tejidos y agrava el efecto nocivo de los radicales libres, mientras que el segundo promueve la acumulación de las grasas y deshidrata.  

No descuides la hidratación consumiendo un mínimo de un litro y medio de agua al día.

Si te aburre el agua, apuesta por infusiones como las de té verde o cola de caballo.

Su acción antioxidante y diurética te ayudará a limpiar el organismo y a movilizar los acúmulos de grasa y toxinas.

Ejercítate con asiduidad. Deberías alternar el ejercicio de cardio, para quemar grasa, con el de fuerza, para ganar masa muscular, tal y como te hemos dicho antes.

Al crecer de volumen tus músculos, consumirás más calorías y el aspecto de la piel de naranja mejorará notablemente. 


Hidrata a diario tu piel y exfóliala 2 veces por semana. De este modo, prevendrás la flacidez y contribuirás a fortalecer su función de barrera protectora.

Opta por las duchas cortas y frías en lugar de por los baños largos y calientes.

Evita la ropa ajustada y los tacones de vértigo, ya que ejercen un efecto nocivo sobre el retorno sanguíneo.

Los depósitos de grasa tenderán a estancarse y se acumularán bajo tu piel. Tampoco pases mucho tiempo sentada con las piernas cruzadas.


Cada semana recurre al cepillado en seco. Hazte con un cepillo de cerdas naturales y pásalo por los glúteos, y el resto de zonas afectadas por la celulitis, sin llegar a hacerte daño.

La presión debe ser media para activar la circulación y favorecer la movilización de la grasa. 


Si te preguntas cómo prevenir y tratar de la forma más eficaz la celulitis en el culo, te aconsejamos poner en práctica todo lo que te hemos revelado aquí. En pocas semanas comprobarás cómo esa piel irregular está remitiendo.